El noni, conocido científicamente como Motinda citrifolia, es un pequeño árbol perenne, de la familia de las rubiáceas, procedente del sur de la India.

De la planta se aprovecha todo, desde las semillas, raíces, hojas, corteza y flores, hasta los frutos. Y de ahí se obtiene el único ingrediente de nuestros zumos: la fruta noni.

Semillas

Las semillas del noni son autosuficientes, y es que germinan mejor cuando no reciben una atención especial. De la noche a la mañana, un brote se convierte en un gran racimo. Así, como por arte de magia.

Flores

Cada brote genera una flor que más tarde se convierte en el fruto del noni. Esta flor, de color blanco, tiene una característica muy peculiar: se marchita muy pronto. A los dos días de abrirse ya se cae y en su lugar queda una pequeña cicatriz redonda: el fruto.

Fruta

Una vez que se forma el fruto, este madura y cambia su color verde a un tono más amarillento. Algo muy peculiar del noni es su aroma. Inconfundible.

El noni como fruta holística.

El noni actúa holísticamente en el ser hurmano, tanto por dentro como fuera.
Mejora el estado físico y emocional.

CERRAR
×
×

Carrito