CÓMO ELABORAMOS GOODNONI

Desde la semilla hasta el zumo de noni bio

La fruta noni (Morinda citrifolia) usada para hacer Goodnoni es recogida diariamente. Los agricultores recogen la fruta y la llevan hasta la fábrica, donde se clasifica y se limpia varias veces permitiendo entrar en el sistema de procesado solo la mejor fruta Noni. No se acepta fruta golpeada o putrefacta.

Los criterios mínimos de calidad exigidos a la fruta es que sea de un 8% Brix o superior. Brix es una medida de uso en la industria alimentaria para calcular la cantidad de azúcar en la fruta. Esta medida unida al porcentaje máximo de azúcar que podría tener el fruto Noni, nos indica que, para el Noni, a partir de 8% Brix está en estado óptimo de maduración. Un 8% Brix y un valor de pH 3,75 indican la máxima calidad en la fruta de noni.

Se establece así un equilibrio entre el contenido de glúcidos y de antraquinonas y se obtiene una vida media del zumo mayor. El sistema de calidad HACCP garantiza que se cumplan estas medidas.

En una misma rama podemos ver (de izquierda a derecha): un fruto maduro apto para la recogida, dos frutos que aún necesitan tiempo de maduración y, un pequeño fruto con flores.

La mejor maquinaria

La fruta se conserva en contenedores para que adquiera el estado óptimo para el siguiente procesado. Los contenedores son de acero “grado alimentario” con una capacidad para 1.000 kg de fruta. La preservarán de cualquier agresión externa, incluidos los insectos y los malos olores.

Para poder entender la maduración de la fruta Noni podemos compararla con la uva. Sólo en su estado óptimo, la mejor uva dará los mejores vinos. Para garantizar el estado óptimo de la fruta Noni se controla su estado de maduración asiduamente. Hay que garantizar la uniformidad del producto porque, al ser una fruta que crece durante todo el año, su sabor y propiedades se ven afectadas por las estaciones. Finalizando su proceso de maduración en tanques, se garantiza obtener el mejor zumo noni para el consumidor. En un tiempo aproximado de entre 7 y 10 semanas, se tiene la fruta lista para el prensado. Éste se lleva a cabo con prensas similares a las de aceite. Inmediatamente el zumo Goodnoni es pasteurizado, embotellado y sellado.

El zumo Goodnoni

El zumo Goodnoni, aún caliente del proceso de pasteurizado, se embotella en botellas PET de 1 litro que son selladas herméticamente para que conserve íntegras todas sus propiedades. Entonces el zumo va perdiendo temperatura, lo que provoca abolladuras en las botellas.

Los componentes del Noni también son muy sensibles a la luz solar y al calor, por eso se debe evitar su exposición a la luz solar y debe mantenerse en un lugar fresco y seco.

Un zumo de fruta natural podría durar varios días en una nevera. Cualquier zumo de fruta, también tiene la capacidad de fermentar y convertirse en vino o vinagre (piensa en el vinagre de manzana). El zumo de Noni no es una excepción pero la pasteurización le da la capacidad de tener una caducidad sin ser abierto de 2 años.

Cada botella tiene un código de barras identificativo donde aparece el número de lote, que nos conduce hasta la fabricación, y su fecha de caducidad. Una vez abierto, Goodnoni puede estar 7 semanas mantenido en el refrigerador. Esta larga duración es favorecida por el proceso de pasteurización y por sus propiedades antimicrobianas.

Todo el proceso de fabricación del zumo noni Goodnoni se lleva a cabo bajo unas estrictas normas de calidad orientadas a ofrecer las máximas garantías de seguridad alimentaria del producto.

La certificación otorgada al sistema de calidad HACCP (Análisis de Riesgos y Puntos Críticos de Control) por BVQ a Herbex Ltd lo garantiza. Este sistema comprende desde la recogida al embotellado.

Goodnoni siempre se procesa y embotella fresco, garantizando todas sus propiedades y sabor. Normalmente en menos de una semana desde su embotellado, es enviado a los centros de distribución y venta, como España.

Todos los envíos contienen un certificado de frescura que informa de la recolección de la fruta noni y del embotellado del zumo.